12 Y ellos abandonaron allí sus dioses, y David ordenó que fueran quemados.