12 El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.