3 Porque este es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos.