12 Y tú, levántate, vete a tu casa. Cuando tus pies entren en la ciudad, el niño morirá.