8 porque ahora sí que vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor.