31 El Dios y Padre del Señor Jesús, el cual es bendito para siempre, sabe que no miento.