5 Y el que nos preparó para esto mismo es Dios, quien nos dio el Espíritu como garantía.