3 No dando nosotros en nada motivo de tropiezo, para que el ministerio no sea desacreditado,