29 Después de consumido el holocausto, el rey y todos los que estaban con él se inclinaron y adoraron.