15 Ahora mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a la oración que se haga en este lugar,
16 pues ahora he escogido y consagrado esta casa para que mi nombre esté allí para siempre, y mis ojos y mi corazón estarán allí todos los días.