4 Invoco al SEÑOR, que es digno de ser alabado, y soy salvo de mis enemigos.