10 David se engrandecía cada vez más, porque el SEÑOR, Dios de los ejércitos, estaba con él.