1 Cuando el Cordero abrió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora.