8 ¡Una voz! ¡Mi amado! He aquí, él viene, saltando por los montes, brincando por los collados.