3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.