4 Y el día veinticuatro del primer mes, estando yo junto a la orilla del gran río, es decir, el Tigris ,