1 Oíd, oh cielos, y dejadme hablar; y escuche la tierra las palabras de mi boca.