2 El corazón del sabio lo guía hacia la derecha, y el corazón del necio, hacia la izquierda.