8 porque antes erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz
9 (porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad),
10 examinando qué es lo que agrada al Señor.
11 Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas;