8 Y se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no había conocido a José;