8 Y no aceptarás soborno, porque el soborno ciega aun al de vista clara y pervierte las palabras del justo.