8 Y los querubines parecían tener la forma de la mano de un hombre debajo de sus alas.