30 Por tanto, os juzgaré, a cada uno conforme a su conducta, oh casa de Israeldeclara el Señor DIOS. Arrepentíos y apartaos de todas vuestras transgresiones, para que la iniquidad no os sea piedra de tropiezo.