8 Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte hacer lo que conviene,