16 Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.