18 Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz.