18 Ahora bien, donde hay perdón de estas cosas, ya no hay ofrenda por el pecado.