3 Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron.