31 y cuando la leyeron, se regocijaron por el consuelo que les impartía.