29 Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño,