34 Vosotros sabéis que estas manos me sirvieron para mis propias necesidades y las de los que estaban conmigo.