36 porque la multitud del pueblo lo seguía, gritando: ¡Muera!