7 Pero interviniendo el comandante Lisias, con gran violencia lo quitó de nuestras manos,