19 Por consiguiente, oh rey Agripa, no fui desobediente a la visión celestial,