38 Una vez saciados, aligeraron la nave arrojando el trigo al mar.