4 Entonces Pedro, junto con Juan, fijando su vista en él, le dijo: ¡Míranos!