3 No se cegarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los que oyen escucharán.