24 He aquí, vosotros nada sois, y vuestra obra es vana; abominación es el que os escoge.