15 En verdad, tú eres un Dios que te ocultas, oh Dios de Israel, Salvador.