12 Porque la nación y el reino que no te sirvan, perecerán, y esas naciones serán ciertamente destruidas.