27 He aquí, yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí?