8 salió Ebed-melec del palacio real y habló al rey, diciendo: