8 Eran caballos cebados y fogosos, cada cual relinchando tras la mujer de su prójimo.