3 Porque mientras haya vida en mí, y el aliento de Dios esté en mis narices,