4 mis labios, ciertamente, no hablarán injusticia, ni mi lengua proferirá engaño.