7 He aquí, mi temor no te debe espantar, ni mi mano agravarse sobre ti.