3 Porque el oído distingue las palabras, como el paladar prueba la comida.