3 Ciñe ahora tus lomos como un hombre, y yo te preguntaré, y tú me instruirás.