30 Sus polluelos chupan la sangre; y donde hay muertos, allí está ella.