5 Pero ahora que te ha llegado a ti, te impacientas; te toca a ti, y te desalientas.